Banco de putas

prostitutas elegantes mi marido visita prostitutas

Se han dado casos también de clientes que han violado a alguna prostituta y los dueños del piso no han defendido adecuadamente sus derechos. A los problemas tradicionales se suma ahora el de una inmigración masiva, incontenible, para la que la prostitución constituye una salida de emergencia. La falta de regulación del sector beneficia a los explotadores, a las redes de traficantes, a las mafias. Una puta no puede ser contratada en calidad de tal ni darse de alta como autónoma ni cotizar a Hacienda ni sindicarse ni tener una cartilla de la Seguridad Social ni acceder en su día a una jubilación.

Y esto es lo que piden: Quieren entrar en un sistema que las rechaza, pero que es cliente de ellas. Antonia se ha presentado a la cita con un vestido muy elegante y sutilmente escotado.

Es probable que venga de trabajar, aunque suele descansar los fines de semana. Es suramericana y llegó a España para trabajar en un club que abandonó tras liquidar la deuda que le permitió hacer el viaje. Desde entonces ha trabajado en muchos sitios. Antonia tiene 28 años y Marga, como hemos dicho, Viéndolas juntas, tan distintas, se me ocurre que una vende sexo de fiestas de guardar y la otra sexo de días laborables.

Y hay consumidores para todos los gustos. Muchos, cuando se les ha acabado el tiempo, pagan una hora extra para poder hablar. El sexo es, con frecuencia, la coartada para hablar.

Y a una prostituta se le cuenta todo. No te puedes ni imaginar los conflictos que tiene la gente. Mientras conversamos , el camarero se mueve a nuestro alrededor disimuladamente, con curiosidad. Han tenido que trasladarse desde el Raval porque los alquileres, en este barrio, se han puesto por las nubes. Desayunamos en una churrería que hay debajo de su casa. Salma dormita en brazos de su madre con el patinete aparcado a medio metro.

Mientras tomamos el café, Marga me cuenta que en fueron al Senado para hablar ante una comisión. Cuando se enteraban de quién era la prostituta, empezaban a apartarse de ella y a mirarla de un modo especial. Lo de la antropóloga les pareció muy bien, pero cuando se enteraron de que yo era la prostituta, dijeron que tenían que consultar antes de acreditarme.

Era una comisión sobre prostitución y se preguntaban si debía estar presente la prostituta. La niña tiene un comportamiento normal desde cualquier punto de vista que se mire. Conoce a todo el mundo y todo el mundo la conoce a ella. Es un sueño, pero tarde o temprano lo realizaremos. Cuando murió mi marido, su familia quiso quitarme a la niña y me llevó a juicio.

Pero el informe médico-forense me dio la razón a mí. Decía que Salma tenía, a mi lado, todo lo que necesitaba una niña. Yo he visto casos de mujeres a las que los servicios sociales les han quitado a sus hijos y les han destrozado la vida. Yo me levanto por las mañanas y lo primero que veo es su sonrisa. Forma parte de mi vida como yo formo parte de la suya. Y la educo en el respeto a todo el mundo. Me cuenta esto en el metro , donde nos dirigimos al Raval para dejar a la niña en casa de una amiga de Marga.

El vagón va medio vacío, de manera que nos sentamos juntos, en un asiento de tres. Salma se coge a su madre con una mano y sujeta el patinete con la otra.

Marga se quedó viuda del padre de Salma hace dos años. Viven separados, pero a veces Marga se queda a dormir en la casa de él, o al revés. Se trata de una historia de amor bien curiosa porque se conocieron cuando Marga tenía 14 o 15 años y él 18 o Entonces, Marga trabajaba en la casquería de la Boquería, pero pertenecía a un grupo de voluntarios que dedicaban el tiempo libre a ayudar a personas dependientes. José, su novio actual, pertenecía también a ese grupo de voluntarios, y se conocieron realizando esa actividad.

Como tenían preocupaciones comunes, hablaban mucho. Con el tiempo, cada uno se convirtió en el amor platónico del otro. Durante todos estos años, supe que llamaba a casa de mis abuelos para preguntar por mí. No es que si le pidiera ayuda no me la diera, pero quiero salir adelante por mí misma. Nuestra relación ha ido evolucionando hacia una relación de tolerancia.

Todos los hombres con los que he estado han sabido a qué me dedicaba. Siempre he tenido el privilegio de no esconderme, que es lo normal en mi profesión. Marga perdió a sus padres en un accidente de automóvil cuando tenía 10 años.

Se educó con sus abuelos, que aceptaron su decisión de hacerse prostituta. Me dijeron que tuviera cuidado de adónde iba y de por dónde me movía. Y que siempre tendría su casa abierta. Yo, al principio, llamaba a mi abuela y le decía: Siempre prevaleció el amor que nos teníamos. Después de dos o tres trasbordos y decenas de estaciones, salimos del metro y emprendemos un recorrido por el laberinto de calles del Raval.

Es media mañana, pero algunas se encuentran ya llenas de prostitutas. Me parece imposible que haya trabajo para todas y es evidente que no lo hay. Salma va pasando de unos brazos a otros. Todas las mujeres la besuquean.

Algunas abren el bolso y le regalan un euro. Marga se detiene un rato con cada una. Las hay de todas las nacionalidades. La asociación dispone de un pequeño despacho en el centro cívico Pati Limona. Acuden a la reunión Isabel Holgado, la antropóloga con la que cenamos la noche anterior; la propia Marga, y dos personas que trabajan para la organización: Olimpia, una cubana que no para de hablar ni de reír, y Valeria, una chica brasileña tímida y circunspecta.

Todas se muestran preocupadas por la situación del sector. Cada una relata las experiencias que ha tenido en sus visitas a las esquinas o a los pisos a los que acuden para concienciar a las chicas de la necesidad de utilizar preservativos, de defender sus derechos, de denunciar los casos de malos tratos o la existencia de menores. Unas pasean y otras permanecen sentadas en sillas. Algunas forman grupos y otras permanecen solitarias. Nuestra llegada es bien recibida.

Les damos condones y lubricantes y folletos. Olimpia, la cubana, se presenta a todas diciendo:. Si necesitas abogado, médico, llama a este teléfono. Después buscamos por la zona a una menor que alguien ha visto durante los días pasados. Siempre que ven a una menor, avisan a la policía porque cerca de ella hay, casi con toda seguridad, alguien que la controla. De ser así, se ocupan de que se lleven a la menor y a la controladora en distintos furgones.

No damos con ella. En la ronda de San Antonio, las prostitutas se cuentan por decenas. Todas se quejan de la falta de trabajo. Muchas llevan tres o cuatro horas sin hacer un solo servicio. Olimpia saca el móvil y llama a alguien. Luego queda con ella para llevarla el miércoles al médico. El miércoles vengo y te llevo al médico.

Intentaremos que no te cueste nada. Y así vamos, de esquina en esquina, hasta que se nos acaban los preservativos y los folletos. Pasan de las dos de la tarde. A sus 20 años, es madre soltera que sólo trabaja de vez en cuando, en lo que salga, menos en ese oficio, pero esta vez estaba dispuesta a ese sacrificio que entregaría a cambio de la prosperidad de sus cuatro hijos. Por mucho que intente pensar en lo peor o haya visto cosas terribles, ni se imagina.

Termina con él, 20 minutos, y usted baja, y vuelve y sube con otro igual, y así hasta 10, 15, así esté usted muy enferma, como me ocurrió a mí. Yo no los contaba, lo veía a la mañana siguiente por los cupones que dejaban. Adriana calla, mira a la amiga sin ver, ahogada en sus recuerdos. No se atreve a levantar los ojos color miel y encontrarse con los de su compañera de miserias, cargados de tristeza. Esta periodista toma nota de la conversación, intentando escribir suave, para que ni el menor ruido las distraiga.

Arrumados en casa de unos familiares que no nos quieren, durmiendo los cuatro en un colchón en el piso suelo , aguantando hambre, sin un peso siquiera para agua panela; todo lo que ganaba, todo, me lo quitaban. A usted la van a hacer lo mismo; la van a engañar igual. Adriana conserva la cara angelical de madre responsable, pero a sus 25 años tiene el organismo destrozado por las enfermedades venéreas. Vive en casa de unos parientes, con su marido de una década y sus dos hijos, en Dos Quebradas, un pueblo dormitorio a cinco minutos en coche de Pereira.

Paga el equivalente a 25 euros mensuales y tiene dos recibos atrasados porque no hay manera de encontrar trabajo con la crisis actual. Se estima que en España la policía contabilizó en hasta 4. Estas mujeres ocupan el primer lugar, por nacionalidades, entre las que se dedican a la prostitución en nuestro país.

Desde su nacimiento en , Pereira ha sido un cruce de caminos, un puerto terrestre, ciudad sin puertas. A ella llegaron los primeros liberales radicales, que no cabían en otras regiones conservadoras, y muchos hombres solos, colonos en busca de futuro.

La historia y la tradición fueron tejiendo el mito de sus mujeres, que se regó por toda la nación, hasta hacerlo casi real. Todas las putas de sus historias baratas son de Pereira. Tanta es la fama, que a una telenovela sobre mujeres de vida alegre la titularon Las pereiranas, si bien la presión de las autoridades locales obligó a cambiarlo cuando ya llevaba un tiempo en el aire.

El historiador Víctor Zuloaga, autor del libro Génesis de un mito. La Pereirana, piensa que la culpable del estigma es la ciudad vecina y rival, Manizales, estancada en el pasado y prisionera de su rígida moral. Por eso a Pereira, a sólo una hora de distancia por carretera hoy día, llegaron los negros, los indígenas, gentes de todas partes del país que no se sentían rechazados. En esa minoría nunca pensó estar Adriana.

Y pensó lograrlo cuidando niños en España. Habló con su marido. Le contó lo que hacía, los hombres que pasaban cada día por su cama. Nunca se lo ha perdonado y cuando discuten, él saca a relucir el rosario de clientes. Con Adriana siguieron todos los pasos del manual de las redes que operan en Pereira. En un mes le sacaron el pasaporte y el día anterior al viaje le entregaron un billete de avión y los papeles.

Tres días antes de la partida, se arrepintió pero ya no había nada que hacer. Sabemos dónde vive su familia. Llegó a Madrid, vía Frankfurt, una noche de noviembre. Me pidió un beso pero no se lo podía dar. Cuando descubrió el whisky y su capacidad de olvido, dejó de oler y sentir. Una vez se escapó con una compañera, ayudadas por un cliente, pero a ella la cogieron en Alicante.

Pasé por clubes en León, Ponferrada, Madrid y regresé al de Sevilla, hasta que me volví a escapar y esa vez pude llegar a un convento. Unas monjas me ayudaron mucho y me dieron para el pasaje de vuelta.

Salí de una pesadilla para meterme en otra. En Pereira encontré de nuevo a la mujer que me llevó. Me estuvo amenazando y me tuve que ir un tiempo de la ciudad. Me da mucho miedo, aquí en Colombia lo matan a uno por nada. No tengo ganas de reírme, de nada. El marido no me entiende, yo le digo, mire, que estoy enferma.

Prostitutas elegantes mi marido visita prostitutas -

Marga me ha dicho que podemos hablar con confianza delante de ella, pues sabe perfectamente a qué se dedica su madre. Se vuelve transparente, fría. De hecho, en algunos hay dos tarifas, una con y otra sin. prostitutas elegantes mi marido visita prostitutas Aceptaba salir a cenar y que me ignorara toda la noche con tal de que mis hijos siguieran teniendo todo lo que el dinero les podía comprar. Intentaremos que no te cueste nada. Escribe tu comentario Debe ser inferior a caracteres. Dedicaba mi tiempo a mi y a mis hijos. Me vendían el whisky en el club, yo no podía salir para nada. Estoy segura que tenía otras mujeres.

Todas querían ser yo. Una prostituta muy cara, pero prostituta al fin. Por su coche, su sonrisa de billetes, sus restaurantes elegantes, su ropa fina y los regalos interminables. Todas me decían que él me daría la vida que yo siempre quise. La vida que toda mujer quisiera. Mi felicidad parecía una garantía.

Los primeros años el dinero seguía comprando mi amor, mi fidelidad. Era feliz sin esperar mucho a cambio. Sus caricias empezaron a desaparecer. Su interés por mí, se extinguió. Llegaron los hijos, una niña primero, luego el niño. Debía enfocarme en sacar adelante a los niños. Entre nanas y enfermeras, fui madurando, convirtiéndome en madre y mujer. Ya no era la niña que se había casado pensando que el dinero daba amor.

Que los billetes comprarían mi felicidad. Me sentía sola, triste, desesperada. Mi esposo estaba totalmente ausente. Estoy segura que tenía otras mujeres. Pero finalmente, para su comodidad, me seguía teniendo ahí con dinero. Estoy segura, que nunca me quiso. Que era la mujer que él necesitaba para decorar y organizar su vida, pero no el amor de su vida. Después de mucho sufrimiento, de esa terrible soledad, entendí lo que llevaba siendo por mucho tiempo… una prostituta.

Que estaba ahí, soportando todo eso, año con año, por dinero. Por ese estilo de vida que tiene un precio, y ese precio era mi vida entera. Aceptaba acostarme con él porque así podía seguir gastando sin sentir culpa. Aceptaba salir a cenar y que me ignorara toda la noche con tal de que mis hijos siguieran teniendo todo lo que el dinero les podía comprar.

Pero yo ya no sentía nada por él. Ya no lo amaba, ya no lo respetaba, ya no lo añoraba. Lo veía casi como un extraño.

Un señor que aparecía en la casa de noche y decía ser mi marido. Una especie de patrocinador con derechos especiales sobre mí. Así pasaron los años. Así, aceptando que mi matrimonio era un total fracaso pero no podía divorciarme. No podía porque me quedaría sin dinero. Y en la calle la policía no te pregunta: Hasta el 90 por ciento de prostitutas alguna vez ha sido agredida por la policía, que recibe cada semana de ellas su bono para que las dejen trabajar en paz.

Mientras debaten sobre si somos remanente de la esclavitud o ciudadanas de derecho, nos tenemos las unas a las otras. No pasa desapercibido, sin embargo, que en este video a todas las putas se les llama esclavas. Aunque las haya, en un gran porcentaje, la respuesta es no. Que haya víctimas de trata no hace menos legítimos los reclamos por derechos de las putas en activo.

No, solo las que mantienen regímenes esclavistas. El hombre es incapaz de combatir sus urgencias sexuales y busca satisfacer sus impulsos y la diversidad erótica. Piensa que tener sexo anónimo y sin compromiso con prostitutas es menos inmoral y arriesgado para su matrimonio que tener aventuras significativas de largo término a espaldas de su pareja.

Tap here to turn on desktop notifications to get the news sent straight to you. Yuri Arcurs via Getty Images. Tienen las siguientes características: Desea ciertas cosas que no se atreve a pedir a su esposa. Tu pareja ha cometido la osadía de serte infiel… y lo has descubierto.

0 thoughts on “Prostitutas elegantes mi marido visita prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *