Mujere prosti

prostitutas ejerciendo prostitución y feminismo

No obstante, como sucede siempre que hablamos de mujeres, preferimos poner el acento en la excepción. En ese supuesto porcentaje minoritario de mujeres que ejercerían la prostitución con absoluta voluntariedad.

Donde no hay justicia y donde no hay derechos, no hay libertad de elección real. Conviene leer un poco a Ana de Miguel. Ese discurso que presenta mujeres empoderadas ejerciendo voluntariamente la prostitución es falso.

Mirad, no son nuestras batallas. No son nuestros discursos. Ni siquiera nuestra simbología. Las mujeres no explotamos hombres, no establecemos redes de camaradería ni pactos de silencio para traficar sexualmente con personas. No podemos prestarnos a su juego. Que se le puedan dar oportunidades laborales reales a esas mujeres. Pero las complejidades que hay en esta actividad quedan simplificadas en abolir o penalizar al cliente.

Reconocemos que hay cierta desigualdad, no en la prostitución sino en el sistema en el que vivimos. Pero se sigue adjudicando todos los problemas sociales, culturales o económicos a la prostitución. Podríamos decir lo mismo de la empleada doméstica, una mujer pobre que limpia la casa de alguien rico, muchas veces en malas condiciones.

Ahí se pidieron derechos laborales. Las pocas mujeres que toman servicio de trabajadores sexuales lo hacen con mucha culpa. Eso reproduce los mandatos culturales que indican que cuando la mujer siente placer siempre tiene que sentir humillación. El sexo es algo que el hombre tiene ganado para su territorio y la mujer simplemente tiene que ceder y dar placer. El hombre parece estar obligado a reforzar su sexualidad: Esa visión moral de la sexualidad hace que mucha gente se reconozca como abolicionista apelando al "asco".

El asco no es un sentimiento legítimo para decir si un trabajo debe ser reconocido como tal o no. Claramente con algunas cosas se generan diferencias. Creo que hay que traer al feminismo las voces de las verdaderas protagonistas. Hay otras feministas que hablan de prostitución y nunca se comieron un día en cana, no saben lo que es el estigma de ser puta. Eso de decir 'esta no puede hablar pobrecita, entonces yo hablo por ellas', es una actitud paternalista, maternalista.

Cuando caímos por primera vez al Encuentro de Mujeres, como lo hacen otros sindicatos, lo primero que nos dijeron es: Nos hacían un juicio de valores. Nuestro trabajo no es indigno, indignas son las condiciones en las que trabajamos, como muchos otros sectores. Yo creo que, hoy por hoy, ser abolicionista es estar a favor de que la policía persiga a todas las mujeres que quieren ejercer el trabajo sexual bajo cualquier modalidad.

Es decir, nadie puede abiertamente avalar ese delito aberrante. Tanto Georgina como yo podemos ser consideradas víctimas de trata. De hacho, muchas veces quedan registradas compañeras como víctimas rescatadas cuando en realidad eran trabajadoras autónomas trabajando en un departamento que la policía allanó. La abolición nunca va a suceder. Las trabajadoras sexuales también queremos que la trata de personas no exista. Ni que se le tenga que entregar parte de las ganancias a un tercero.

Es decir, estaban decidiendo sobre nosotras, pero sin nosotras. Durante mucho tiempo estuvimos dando vueltas en ese discurso de que las trabajadoras sexuales tenemos que combatir la trata. Pero es como mucho ya, porque tenemos que luchar por nuestras condiciones laborales y también contra la trata. Sin clientes no hay plata ríen. La verdad que eso fue toda una política de comunicación del anterior gobierno de intentar generar conciencia, que algunos sectores lo utilizaron para intentar penalizar al cliente de prostitución.

Nosotras nos reunimos con ellos para decirles que era sumamente discriminatorio, que le estaban trabajando la culpa a los hombres con esos spots. Los metían entre pausa y pausa en el medio de un mundial.

Fue una jugada inteligente. Hay trata de personas en los talleres textiles y en los campos, donde trabajan pibes de seis años. La trata de personas existe porque hay una complicidad política, policial y judicial. Muchas veces las abolicionistas difunden estudios en los que se afirma que bajó el trabajo sexual. Lo que hizo el gobierno es limpiar las calles. Debemos avanzar juntas en la lucha de clases y construir todas las estructuras que necesitemos.

Ineso Militante de clase estudiantil y comunista libertaria. Todavía me faltan muchos golpes de realidad. Hablando del feminismo de clase, yo creo que es equiparable a cualquier trabajo en el sistema capitalista. Luego, habría que distinguir entre la prostitución como trabajo que una elige libremente antes que otro empleo y la trata. Bueno, ahí dejo los puntos de vista para futuros debates. No es equiparable a cualquier trabajo en el sistema por sus raíces patriarcales.

Es un trabajo de mujeres para satisfacer a los hombres. La existencia de este trabajo se sustenta en la sexualización femenina y dominio masculino. Para superar el sistema hay que acabar con toda segregación del trabajo. No tiene cabida en un régimen post-capitalista. A nivel colectivo, trata y prostitución "voluntaria" tienen la misma esencia: Las alternativas que da el sistema cuando las condiciones son nefastas, son muy limitadas si se quiere sobrevivir.

Fuera del mercado a esto se le llama violación. Comparto plenamente el comentario de Lusbert. Hay prejuicios morales muy evidentes contra las que deciden laburar con sus genitales y el resto de la clase explotada que usa otra parte del cuerpo. De hecho siempre quedan fuera de esta contienda los que se "prostituyen" por placer y sin recibir un solo céntimo. Frente a toda esa moralina de entrepierna hay que rescatar al colectivo de mujeres que, lejos de los proxenetas o la trata sexual, en forma autónoma deciden cómo corno quieren ganarse los mangos.

Pero el debate no es sobre moralismos, debe ser sobre la materialidad, No se trata de utilizar los argumentos liberales de "libre elección". Hay que analizar qué significa la prostitución en el sistema y el hecho de que existan prostitutas. Porque es una profesión de mujeres aunque existan algunos hombres que se prostituyan. La clase obrera no elegimos la vida que vamos a tener. Me parece brutal que se utilicen argumentos liberales sólo cuando interesa: Mi posición respecto de la prostitución autónoma no es producto de especulaciones teóricas sino de intercambios de ideas con el colectivo en cuestión.

Un colectivo autónomo h astiado que le digan qué hacer con su propio cuerpo. Sinceramente no veo algo superador en lavarle el culo a un anciano que laburar con los genitales. Los grupos privilegiados tienden a defender sus intereses, creo que eso no se tumba con lo que podía defender un señor hace dos siglos.

Yo también escucho y escuché a mujeres que ejercen la prostitución autónoma.

Prostitutas ejerciendo prostitución y feminismo -

Nuestra posición debe ser frontal. Debemos crear lazos de apoyo mutuo entre mujeres, ser pedagógicas entre nosotras, ofreciéndonos alternativas. Nuestro trabajo no es indigno, indignas son las condiciones en las que trabajamos, como muchos otros sectores. Sin embargo, sus palabras no son casuales.

La inmensa mayoría de mujeres que ejercen la prostitución en nuestro país provienen de redes de trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. No obstante, como sucede siempre que hablamos de mujeres, preferimos poner el acento en la excepción. En ese supuesto porcentaje minoritario de mujeres que ejercerían la prostitución con absoluta voluntariedad. Donde no hay justicia y donde no hay derechos, no hay libertad de elección real.

Conviene leer un poco a Ana de Miguel. Ese discurso que presenta mujeres empoderadas ejerciendo voluntariamente la prostitución es falso. Mirad, no son nuestras batallas. No son nuestros discursos. Ni siquiera nuestra simbología. Las mujeres no explotamos hombres, no establecemos redes de camaradería ni pactos de silencio para traficar sexualmente con personas.

No podemos prestarnos a su juego. Nuestra posición debe ser frontal. Mientras tanto, si queréis, podemos seguir con nuestra utopía de romper techos de cristal. Directora del Instituto Aragonés de la Mujer. Licenciada en Historia, especialidad en Historia de las Mujeres y estudios feministas. Eso reproduce los mandatos culturales que indican que cuando la mujer siente placer siempre tiene que sentir humillación. El sexo es algo que el hombre tiene ganado para su territorio y la mujer simplemente tiene que ceder y dar placer.

El hombre parece estar obligado a reforzar su sexualidad: Esa visión moral de la sexualidad hace que mucha gente se reconozca como abolicionista apelando al "asco".

El asco no es un sentimiento legítimo para decir si un trabajo debe ser reconocido como tal o no. Claramente con algunas cosas se generan diferencias. Creo que hay que traer al feminismo las voces de las verdaderas protagonistas. Hay otras feministas que hablan de prostitución y nunca se comieron un día en cana, no saben lo que es el estigma de ser puta. Eso de decir 'esta no puede hablar pobrecita, entonces yo hablo por ellas', es una actitud paternalista, maternalista. Cuando caímos por primera vez al Encuentro de Mujeres, como lo hacen otros sindicatos, lo primero que nos dijeron es: Nos hacían un juicio de valores.

Nuestro trabajo no es indigno, indignas son las condiciones en las que trabajamos, como muchos otros sectores. Yo creo que, hoy por hoy, ser abolicionista es estar a favor de que la policía persiga a todas las mujeres que quieren ejercer el trabajo sexual bajo cualquier modalidad.

Es decir, nadie puede abiertamente avalar ese delito aberrante. Tanto Georgina como yo podemos ser consideradas víctimas de trata. De hacho, muchas veces quedan registradas compañeras como víctimas rescatadas cuando en realidad eran trabajadoras autónomas trabajando en un departamento que la policía allanó.

La abolición nunca va a suceder. Las trabajadoras sexuales también queremos que la trata de personas no exista. Ni que se le tenga que entregar parte de las ganancias a un tercero. Es decir, estaban decidiendo sobre nosotras, pero sin nosotras. Durante mucho tiempo estuvimos dando vueltas en ese discurso de que las trabajadoras sexuales tenemos que combatir la trata. Pero es como mucho ya, porque tenemos que luchar por nuestras condiciones laborales y también contra la trata. Sin clientes no hay plata ríen.

La verdad que eso fue toda una política de comunicación del anterior gobierno de intentar generar conciencia, que algunos sectores lo utilizaron para intentar penalizar al cliente de prostitución. Nosotras nos reunimos con ellos para decirles que era sumamente discriminatorio, que le estaban trabajando la culpa a los hombres con esos spots. Los metían entre pausa y pausa en el medio de un mundial. Fue una jugada inteligente. Hay trata de personas en los talleres textiles y en los campos, donde trabajan pibes de seis años.

La trata de personas existe porque hay una complicidad política, policial y judicial. Muchas veces las abolicionistas difunden estudios en los que se afirma que bajó el trabajo sexual. Lo que hizo el gobierno es limpiar las calles. Muchas llegan diciendo "me quedé sin lugar de trabajo.

Hoy, en , hay mujeres que van presas de uno a 60 días por ejercer en la calle. El trabajo sexual no es delito en Argentina, pero tampoco hay condiciones para realizarlo. También creció la organización porque hoy por hoy hay otros medios donde las trabajadoras sexuales cuentan sus experiencias, algo que en el no existía. A nosotras nos escriben desde todo el país contando sus experiencias.

Hay una necesidad imperiosa de contar para romper un poco el cerco del discurso abolicionista que predominó durante mucho tiempo en este país, y que hizo que mucha gente eligiera taparse, esconder su verdadera actividad. Hay familias que lo aceptan y otras que no. Hay todo un estigma. El autónomo, en todas las modalidades que las mujeres decidan. De todas maneras, también es necesario revisar la legislación de cada provincia. Hoy en 12 de ellas tenemos prohibidos los cabarets.

Share on Google Plus. La otra cara de la final de la Champions League: El mejor mochilero del mundo es marplatense y confiesa: Diez datos desconocidos sobre Francesc Orella, el intérprete de "Merlí". Así fue el espectacular show de Dua Lipa en la previa de la final de la Champions League. La nueva temporada de "13 Reasons Why": La espectacular salida de los equipos: Habló Juan Martín del Potro: Viajeros y vacunas al Mundial: Los festejos en Irlanda por el resultado del histórico referéndum que abrió las puertas a la legalización del aborto.

Las mejores fotos de la semana: La producción de Bianca Iovenitti, la nueva estrella de la revista de Carmen Barbieri. Ivana Figueiras dice no tener el mismo cuerpo que a los 20, pero El lado no tan dulce de La Gran Manzana. Cómo se gestó la liberación de Joshua Holt, el estadounidense preso en Caracas durante casi dos años.

prostitutas ejerciendo prostitución y feminismo

0 thoughts on “Prostitutas ejerciendo prostitución y feminismo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *