Prostitutas palma

seguridad social prostitutas club de prostitutas

La sentencia, de la ponente María Luisa Segoviano, de la Sala de lo Social, resuelve un recurso de casación para unificar doctrina. El origen del conflicto es una inspección de trabajo llevada a cabo en club. Fruto de esa visita, la inspección obligó al empresario a reconocer la relación laboral que le unía a doce mujeres que realizaban "la denominada actividad de alterne" en el local. El empresario recurrió y el asunto llegó al Supremo, pues la defensa aseguraba que una sentencia anterior no reconocía la laboralidad a varias mujeres que ejercían la misma actividad y existía, por tanto, una contradicción que resolver.

El Supremo no ve contradicción alguna. En una sentencia anterior, de , se desestimaba la relación laboral de 14 mujeres extranjeras que ejercían la prostitución en un local que también fue visitado por la inspección.

La magistrada subraya que en ese caso la actividad principal de esas mujeres era la prostitución "siendo, por lo tanto, de imposible calificación dicha relación como laboral".

En este caso, sin embargo, las mujeres ejercían el alterne —"consistente en en captación y entretenimiento de clientes, induciéndoles a realizar consumiciones y obteniendo por ello una contraprestación económica"—, pero no la prostitución. Es decir, son trabajadoras que deben estar dadas de alta en la Seguridad Social. Es decir, si hay sexo, no puede reconocerse que existe una actividad laboral y, por tanto, el empresario no tiene que dar de alta en la Seguridad Social, algo que sí sucede con el alterne.

Las tres son rumanas. Luego tenemos a Pilar , la mayor. Un garito que no hay manera de cerrar. Hace un mes, la Audiencia Provincial asturiana dictaminaba su cierre tras el enésimo pleito contra los siempre presuntos propietarios. Dos días después, un artículo en la prensa local: Siempre oculto tras supuestos testaferros: Él lo niega todo terminantemente a este diario: En su lugar, telefonea al periódico un señor llamado Miguel Pérez , que asegura ser el responsable de la actividad: Aprovechando la coyuntura, las tres mujeres nos cuentan -protegidas en el despacho de un abogado- cómo es la vida en un putiferio de carretera.

Morbo poco, explotación laboral mucha. Son prostitutas, pero podrían ser teleoperadoras hartas de ser pisoteadas. Como reza el dicho: Lo cuentan ellas solas. Tandas de 21 días [la otra semana del mes es para la regla].

Era todo un fraude. Teníamos contrato, con sueldo de euros. Por supuesto, no nos lo pagaban. De los 30 euros de cada copa, la mitad era para ellos. El contrato era de camarera, o de animadora, o de no sé qué de ocio. Da igual, todo mentira. Si te ibas con un cliente, te cobraban 90 euros por salir, pero también si te ibas con tu novio. La jornada era, como es en todos los puticlubs, de cinco de la tarde a cinco de la mañana Si no bajabas justo a la hora en que abrían, multa.

Si estabas mal de salud y te subías un rato a la habitación, multa. Bueno, yo sé de embarazadas que han muerto en puticlubs porque el jefe les ha dicho: En el Model's te forzaban también, con la amenaza de que te echaban si no. Él mismo, Tuñón, nos giraba por sus otros puticlubes: Es decir, 24 relaciones sexuales.

Ania también alcanza esas maratonianas cifras: Yo hacía lo que fuera por quitarme de encima al cliente, muchos van tan ciegos que en un rato te largas y ni saben si se han corrido o no

Un garito que no hay manera de cerrar. Hace un mes, la Audiencia Provincial asturiana dictaminaba su cierre tras el enésimo pleito contra los siempre presuntos propietarios. Dos días después, un artículo en la prensa local: Siempre oculto tras supuestos testaferros: Él lo niega todo terminantemente a este diario: En su lugar, telefonea al periódico un señor llamado Miguel Pérez , que asegura ser el responsable de la actividad: Aprovechando la coyuntura, las tres mujeres nos cuentan -protegidas en el despacho de un abogado- cómo es la vida en un putiferio de carretera.

Morbo poco, explotación laboral mucha. Son prostitutas, pero podrían ser teleoperadoras hartas de ser pisoteadas. Como reza el dicho: Lo cuentan ellas solas. Tandas de 21 días [la otra semana del mes es para la regla]. Era todo un fraude. Teníamos contrato, con sueldo de euros. Por supuesto, no nos lo pagaban. De los 30 euros de cada copa, la mitad era para ellos. El contrato era de camarera, o de animadora, o de no sé qué de ocio.

Da igual, todo mentira. Si te ibas con un cliente, te cobraban 90 euros por salir, pero también si te ibas con tu novio. La jornada era, como es en todos los puticlubs, de cinco de la tarde a cinco de la mañana Si no bajabas justo a la hora en que abrían, multa. Si estabas mal de salud y te subías un rato a la habitación, multa.

Bueno, yo sé de embarazadas que han muerto en puticlubs porque el jefe les ha dicho: En el Model's te forzaban también, con la amenaza de que te echaban si no. Él mismo, Tuñón, nos giraba por sus otros puticlubes: Es decir, 24 relaciones sexuales.

Ania también alcanza esas maratonianas cifras: Yo hacía lo que fuera por quitarme de encima al cliente, muchos van tan ciegos que en un rato te largas y ni saben si se han corrido o no La publicidad del Model's, situado en un polígono industrial a tres kilómetros de Oviedo, suele circular habitualmente como flyer por las calles de la capital asturiana. La carne que vende el local es otra, en todo caso. La magistrada subraya que en ese caso la actividad principal de esas mujeres era la prostitución "siendo, por lo tanto, de imposible calificación dicha relación como laboral".

En este caso, sin embargo, las mujeres ejercían el alterne —"consistente en en captación y entretenimiento de clientes, induciéndoles a realizar consumiciones y obteniendo por ello una contraprestación económica"—, pero no la prostitución. Es decir, son trabajadoras que deben estar dadas de alta en la Seguridad Social. Es decir, si hay sexo, no puede reconocerse que existe una actividad laboral y, por tanto, el empresario no tiene que dar de alta en la Seguridad Social, algo que sí sucede con el alterne.

La vía de conceder derechos laborales a las trabajadoras del alterne es, dice Poyatos, una forma de proteger de facto a mujeres que ejercen la prostitución, puesto que el ordenamiento actual impide dar de alta a mujeres como prostitutas y reconocer su ejercicio como una actividad laboral.

Esta no es la primera sentencia ni el primer pronunciamiento del Tribunal Supremo al respecto. Desde los años ochenta existen fallos que definen el alterne como una actividad que anima el baile e incita a la consumición y que la consideran una actividad laboral. Sentencia a sentencia, el límite se ha marcado en el acceso carnal. Para que el alterne se reconozca como actividad laboral por cuenta ajena, las sentencias marcan ciertos requisitos, como la existencia de un horario aproximado o adaptado al del local, y que exista una contraprestación económica, aunque esta proceda de la consumición de las bebidas.

Escribe tu comentario Debe ser inferior a caracteres.

0 thoughts on “Seguridad social prostitutas club de prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *