Prostitutas palma

vigo prostitutas pablo escobar prostitutas

El sol todavía no ha salido y apenas se escuchan los graznidos de las gaviotas que sobrevuelan el Estrecho. Entre el centenar de presos que salen del centro cada mañana -la mayoría, sin curriculum relevante- ha aparecido un hombre de 61 años de andares hoscos, con bigote y melena encanecidos. Viste ropa de deporte, muy lejos de la elegancia que un día creyó tener con aquellos trajes de seda que se compraba en las mejores sastrerías.

Al cuello lleva una braga también azul. Es José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, el narco gallego al que durante los años 80 del siglo pasado muchos envidiaron y otros tantos temieron y odiaron.

El narcotraficante gallego, antiguo contrabandista de tabaco, entrando al garaje en el que trabaja desde junio de Miñanco, el hombre que un día reinó con la cocaína que le mandaban desde Colombia, se redime ahora de sus pecados en el tramo final de su condena.

Y lo hace trabajando. O al menos eso dice. Al salir del centro de inserción, el narco se sube en su potente BMW y pone rumbo a su puesto de trabajo, un antiguo y deteriorado parking privado de seis plantas ubicado junto al mercado de Algeciras.

Luego, se ha puesto ropa cómoda y ha salido del centro de inserción al que llegó en junio de procedente de la prisión de Valladolid. Instituciones Penitenciarias aceptó que, habiendo cumplido tres cuartas parte de su condena, comenzara el proceso de reinserción con un trabajo a casi 1. Curioso lugar al que ha ido a purgarse: Luego rozó el hachís y acabó metido de lleno en el mercado de la farlopa, donde no se conoció otro igual. Sólo Laureano Oubiña, otro capo gallego, se atrevió a hacerle sombra, aunque no lo consiguió.

Oubiña cayó en la Operación Nécora en , pero logró salir de rositas y continuar traficando. En el lo volvieron a detener. Desde entonces, pasa sus días en prisión. Es el jefe y tiene dos empleados a su disposición.

Por la mañana, una mujer de unos 50 años. Bien podría ser su nuevo guardaespaldas. Este reportero es testigo de cómo va con él por la calle, lo lleva a hacer recados en su propio coche, almuerzan juntos…. Barrena compró la compañía, radicada en Córdoba, en diciembre de A ojos de Instituciones Penitenciarias Sito Miñanco tiene un empleo en un garaje de Algeciras y allí trata de reinsertarse poco a poco en la sociedad. Si fuera así, el narco gallego trabajaría para sí mismo.

Desde joven es un amante de los coches potentes y de alta gama. Llegó a tener decenas de vehículos, entre ellos un Ferrari Testarrosa. La mujer vivió durante muchos años en el barrio Lavadores de Vigo, una zona obrera de la ciudad gallega donde la coca, al igual que en el resto de Galicia, se llevó a toda una generación de jóvenes.

Aunque no es su Galicia natal, a Sito Miñanco esta zona del Estrecho le recuerda a su tierra: En su día a día, lejos quedan ya aquellas cenas de lujo que se alargaban hasta la madrugada.

Este lunes, a las Nada de lujos ni alardes. El narco prefiere hacerse invisible entre parroquianos de todo pelaje: En , Prado Bugallo compró el equipo de su pueblo, el Juventud Cambados, e hizo una importante inversión en fichajes.

Muchos futbolistas procedentes el Pontevedra, del Ourense o de otros clubes relevantes de la zona pasaron a engrosar las filas del nuevo conjunto de moda.

La temporada , tan solo tres años después de la entrada de Miñanco, fue gloriosa para el equipo, que ascendió por primera vez a Segunda B y convirtió al pueblo de El auge del equipo se produjo en paralelo al ascenso de la popularidad de Sito, pero también su caída. Sus alardes de lujo y poder provocaron que la Policía pusiera sus ojos en él y en su tren de vida. Sin embargo, apenas cuatro años después, consiguió la libertad condicional. Como no sabía hacer otra cosa, regresó pronto al 'negocio', aunque también a la trena.

En , la Audiencia Nacional le volvió a condenar por liderar una organización internacional de narcotraficantes. Las fuerzas de seguridad ya no le dejarían de vigilar. Cuando abandonó las rejas, por supuesto, volvió a las andadas y fue cazado de nuevo dirigiendo una entrada de cinco toneladas de coca en España sus huesos regresaron al trullo.

Aquella vez la condena fue mayor y se extendería precisamente hasta el presente A pesar de estos antecedentes, en , el capo pidió a la Audiencia Nacional un permiso para abandonar la prisión de lunes a viernes durante el día con objeto de ir a trabajar y el juez de Vigilancia Penitenciaria José Luis Castro le dio el visto bueno. Desde entonces, Miñanco solo acudió a dormir al centro de reinserción de la localidad gaditana.

Dicen que metían pesos de sal y, cuando se disolvía, el paquete subía solo. Acordamos las coordenadas para la subida de los 5. Hice bien los deberes, volví a Galicia y dejamos allí a alguien de confianza, a cuerpo de rey, como fianza humana.

La cosa iba adelante y me dieron Ya lo tenía listo cuando empezamos a notar seguimientos, cosas raras en los teléfonos. La cosa ya te digo que es cada vez peor y ahora no te ofrecen ni para gastos. Tuvimos que poner el dinero de nuestro bolsillo para preparar la descarga y al final nos chulearon.

Me olió mal desde el principio porque nos prometían el 40 por ciento, una cosa que no te da ya nadie. Preparar una descarga es una inversión muy gorda. Hacen falta por lo menos También hay que conseguir teléfonos limpios. Y hay que montar la barca, que son unos Cada motor son 2. Se deja todo desmontado porque si lo montas te lo pueden lapar los malos y ya te tienen localizado. Ya te digo, por menos de Así lo hicimos aquella vez. Teníamos todo cargado, el combustible, la gente repartida y nos subimos a la goma con los pasamontañas.

Echamos el bicho al agua. A las dos millas me pongo en contacto con el hijo de puta del barco. Le digo que estoy a una hora y media de cenar con él y me contesta que me quede quieto que se encarga él de traer el marisco. Justo en eso me llamó el de Vigo y me dijo que había salido un 'paxaro'. Yo creo que nos vieron, pero íbamos vacíos.

Y nos volvimos corriendo. Los cabrones nos usaron para despistar y echar la mercancía por otro lado. No es solo el dinero, es el riesgo. Si te pillan, cargas el muerto. Si te pillan en esas, cargas el muerto, aun yendo vacío. Te pueden trincar por muchas cosas: Te hunden y les da igual.

Cuando te usan como señuelo, tienes suerte si solo pierdes la pasta. Después de aquel golpe decidí retirarme. Ya te digo que es un negocio difícil.

Te tienes que cuidar de los chivatos, de los malos, de las traiciones, de los radares térmicos, de los 'paxaros' Tienen almacenes llenos en Guinea Bissau, en Senegal Si lo hago yo, estoy muerto. Los colombianos se tiran de los pelos porque nadie quiere hacer ese trabajo. Lo que consiguen meter ahora es con los rusos o por contenedores. Eso es un cachondeo. Pues por los puertos.

Se trabaja mucho con el gancho ciego. Para que lo entiendas, te lo explico. Imagina que en un puerto de Ecuador, de Argentina, de Brasil o Venezuela pagas a alguien para que saque mercancía del contenedor de una empresa gorda y meta en su lugar mochilas con 'blanca' o con lo que sea.

Sobre todo lo hacen con productos secos y congelados. Hay que cuidarse de meter el mismo peso, porque lo calibran. Cuando el contenedor llega a España tienen alguien aquí en el puerto que falsea el doble precinto y sacan las mochilas con droga. Los guardias mismos te lo dan fuera del puerto.

Entra mucho ahora mismo así. Allí se trabaja siempre con la Guardia Civil. No como antes pero sigue habiendo mucha corrupción. De mi experiencia en Colombia tengo muchos recuerdos, pero no contactas con Pablo Escobar o con la Condesa, sino con gente de segunda. De mi experiencia en Colombia tengo muchos recuerdos, pero nunca contactas con Pablo Escobar o con la Condesa , sino con gente de segunda o de tercera. No he visto la serie esa de 'Narcos' y no sé qué dicen, tampoco he leído libros del tema porque me lo sé mejor yo que el libro.

Pero te digo que nadie tiene línea directa aquí con los grandes de allí. Y con esa puerta de entrada ya tienen la mercancía en toda Europa. De lo que llega por Rusia aquí hay chavales que siguen moviendo mochilas y haciendo alguna descarga, pero no como antes.

Antes medio pueblo estaba metido, ahora ya no. También en Madrid hay muchos laboratorios donde se mezcla y se hacen cosas.

Vigo prostitutas pablo escobar prostitutas -

A eso te adaptas. El auge del equipo se produjo en paralelo al ascenso de la popularidad de Sito, pero también su caída. Estaba todo lo que habíamos dicho ahí, incluso los 7.

Nuestro trabajo era organizar bien la logística marina. Se trataba de meter la mercancía en tierra y almacenarla hasta que se hacía el reparto. Si por descargar tabaco se pagaban Aun así, había gente que empezó a engañar a los moros y vinieron problemas. Y nosotros espabilamos también. Para ahorrarnos el 15 por ciento que se llevaba el armador del barco, empezamos a comprar zódiacs semirrígidas. Las teníamos desmontadas, dobladas, hasta el día del trabajo.

La primera que encargué yo fue una de 12 metros y tres motores Yamaha , que son los mejores para estas cosas. Ellos controlaban el hachís y cambiaron el trato. Dijeron que la mercancía ya era toda para ellos, que se encargaban de venderla en España o donde fuera con su gente. Así que solo te pagaban el transporte, a unas Seguía siendo mucho dinero. Lo primero que hacíamos con el dinero era comprar un cochazo.

Les contabas de todo para fardar, a veces hasta exagerando. Había algunos muy tontos. Nos pagaban en libras inglesas y en florines holandeses. Nosotros íbamos a Portugal con eso y nos traíamos pesetas. El coche lleno de pesetas. La Guardia Civil se llevaba entre 12 y 14 millones por cada descarga, a repartir entre tres o cuatro de ellos. Éramos tres jefes y teníamos unas 25 personas trabajando con nosotros.

Contactamos gente de un clan de aquí de la ría y nos dijeron de meter 4. Se habló de cómo hacer el transporte, nunca de comprar o vender droga. El narco gallego se quiere poner al mismo nivel que los colombianos pero es otra cosa. Aquí hemos sido mayormente transportistas. El trato era ir a las Azores a recoger "el marisco" que traía un pesquero viejo que después mandaron a pique.

Cuando llegamos al barco a mi me empezó a oler a chapuza. El pesquero no tenía gasolina para darnos y nosotros íbamos muy justos, así que pusimos tres motores en lugar de cinco y fuimos despacito. Se navegó bien y llegamos hasta las pateras que teníamos a 15 millas de la costa. Ahí es cuando decidimos que en la blanca no íbamos a trabajar ya para nadie.

Yo tenía un contacto en Madrid y, gracias a él, me fui a Colombia a negociar directamente un porte. Aterrizamos en Medellín, nos recibieron, nos explicaron… Estuvimos casi un mes allí. No puedo contar mucho de aquello, pero te lo puedes imaginar. Al final se acordó hacer un transporte de 3. Y de aquella sí que cobramos. Fue una fortuna, aunque hubo que repartir mucho.

Se esperaba en las coordenadas que decían y bombardeaban la mercancía desde aviones. Caía y se quedaba la droga flotando con boyas. Es una cosa muy seria, un trabajo difícil. Se iban a Hong Kong a comprar remolcadores, que siempre estaban en el mar.

De un lado para otro. Caía del cielo y se quedaba toda la droga flotando con boyas. Algunos dicen que lo hacían fondeando con sacos de sal, aunque yo eso nunca lo vi. Dicen que metían pesos de sal y, cuando se disolvía, el paquete subía solo. Acordamos las coordenadas para la subida de los 5. Hice bien los deberes, volví a Galicia y dejamos allí a alguien de confianza, a cuerpo de rey, como fianza humana.

La cosa iba adelante y me dieron Ya lo tenía listo cuando empezamos a notar seguimientos, cosas raras en los teléfonos. La cosa ya te digo que es cada vez peor y ahora no te ofrecen ni para gastos. Tuvimos que poner el dinero de nuestro bolsillo para preparar la descarga y al final nos chulearon. Me olió mal desde el principio porque nos prometían el 40 por ciento, una cosa que no te da ya nadie.

Preparar una descarga es una inversión muy gorda. Hacen falta por lo menos También hay que conseguir teléfonos limpios. Y hay que montar la barca, que son unos Cada motor son 2. Se deja todo desmontado porque si lo montas te lo pueden lapar los malos y ya te tienen localizado. Ya te digo, por menos de La temporada , tan solo tres años después de la entrada de Miñanco, fue gloriosa para el equipo, que ascendió por primera vez a Segunda B y convirtió al pueblo de El auge del equipo se produjo en paralelo al ascenso de la popularidad de Sito, pero también su caída.

Sus alardes de lujo y poder provocaron que la Policía pusiera sus ojos en él y en su tren de vida. Sin embargo, apenas cuatro años después, consiguió la libertad condicional. Como no sabía hacer otra cosa, regresó pronto al 'negocio', aunque también a la trena. En , la Audiencia Nacional le volvió a condenar por liderar una organización internacional de narcotraficantes. Las fuerzas de seguridad ya no le dejarían de vigilar. Cuando abandonó las rejas, por supuesto, volvió a las andadas y fue cazado de nuevo dirigiendo una entrada de cinco toneladas de coca en España sus huesos regresaron al trullo.

Aquella vez la condena fue mayor y se extendería precisamente hasta el presente A pesar de estos antecedentes, en , el capo pidió a la Audiencia Nacional un permiso para abandonar la prisión de lunes a viernes durante el día con objeto de ir a trabajar y el juez de Vigilancia Penitenciaria José Luis Castro le dio el visto bueno.

Desde entonces, Miñanco solo acudió a dormir al centro de reinserción de la localidad gaditana. A favor de los argumentos del recurrente, Castro esgrimió "la antigüedad de los hechos delictivos, el avanzado estado de cumplimiento de la condena, la buena conducta penitenciaria, el buen uso de los permisos de salida y su apoyo familiar". Así lo entiende ahora la Brigada de Estupefacientes de la Policía Nacional, que llevaba tras su pista desde y ha detenido esta mañana al narco.

Por la mañana, una mujer de unos 50 años. Bien podría ser su nuevo guardaespaldas. Este reportero es testigo de cómo va con él por la calle, lo lleva a hacer recados en su propio coche, almuerzan juntos…. Barrena compró la compañía, radicada en Córdoba, en diciembre de A ojos de Instituciones Penitenciarias Sito Miñanco tiene un empleo en un garaje de Algeciras y allí trata de reinsertarse poco a poco en la sociedad.

Si fuera así, el narco gallego trabajaría para sí mismo. Desde joven es un amante de los coches potentes y de alta gama. Llegó a tener decenas de vehículos, entre ellos un Ferrari Testarrosa. La mujer vivió durante muchos años en el barrio Lavadores de Vigo, una zona obrera de la ciudad gallega donde la coca, al igual que en el resto de Galicia, se llevó a toda una generación de jóvenes.

Aunque no es su Galicia natal, a Sito Miñanco esta zona del Estrecho le recuerda a su tierra: En su día a día, lejos quedan ya aquellas cenas de lujo que se alargaban hasta la madrugada. Este lunes, a las Nada de lujos ni alardes. El narco prefiere hacerse invisible entre parroquianos de todo pelaje: Para beber, Sito pide un Aquarius de limón. Los tres comensales comparten una ensalada y cada uno de ellos se pide un combinado con huevos, patatas, carne Durante al almuerzo, el narco no deja de mirar el móvil.

Lee, escribe mensajes… Se ayuda de unas gafas de cerca que lleva colgadas al cuello. De vez en cuando, el cambadés ríe las bromas de su subalterno. Cuando deja de escribir mensajes, habla sin parar, gesticula. Mientras, en varias ocasiones su amigo y lugarteniente gira la mirada hacia el periodista, que se sienta en una mesa cercana. Pero aparentemente no sabe que les vigilo. Al menos no parece decirle nada sobre mí a su jefe, que paga los 35 euros de la cuenta.

Poco para un narco. Bastante para un empleado de un parking que cumple parte de su condena en la calle. Tras la comida, Miñanco vuelve al aparcamiento. Al poco, sale de él conduciendo el BMW azul que tiene alquilado. Sólo pido vivir en paz. Ya estoy pagando, y bien pagado, por lo que he hecho. Durante toda la tarde no vuelve a pasar por el parking en el que dice trabajar. La primera vez que Sito Miñanco entró en prisión fue en Fueron solo unos meses.

Se le condenó por contrabando de tabaco rubio.

: Vigo prostitutas pablo escobar prostitutas

Vigo prostitutas pablo escobar prostitutas O al menos eso dice. Bien podría ser su nuevo guardaespaldas. Pablo Escobar era pésimo en la cama: Me olió mal desde el principio porque nos prometían el 40 por ciento, una cosa que no te da ya nadie. Ballesteros Agentes de la Brigada de Estupefacientes le arrestan por volver a controlar la organización de narcos durante los permisos diarios que tenía para salir de prisión desde Teníamos todo cargado, el combustible, la gente repartida y nos subimos a la goma con los pasamontañas. El narco gallego se quiere poner al mismo nivel que los colombianos pero es otra cosa.
Vigo prostitutas pablo escobar prostitutas Cuando deja de escribir mensajes, habla sin parar, gesticula. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Los guardias mismos te lo dan fuera del puerto. Le dije que era la sobrina del extinto narcotraficante a ver si me lo quitaba de encima. Fue un emblema del poder de los narcos gallegos en la década de los Pero aparentemente no sabe que les vigilo.
VIGO PROSTITUTAS PROSTITUTAS OLIVA Prostitutas milanuncios cadiz prostitutas baratas en tenerife
CUMLOUDER PROSTITUTAS PROSTITUTAS CEZANNE 357
vigo prostitutas pablo escobar prostitutas

0 thoughts on “Vigo prostitutas pablo escobar prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *