Putas horas

prostitutas puticlub localizacion prostitutas

A cada rato, uno de ellos coge de la mano a una prostituta y se marcha tan contento a una habitación de la planta de arriba. La escena es casi idéntica, cambiando el atrezo, en el resto de clubes que se apiñan en un tramo de unos pocos kilómetros de la N, donde hay una decena de burdeles con unas mujeres. Algunos detestan que sus pueblos sean conocidos por la prostitución: La constelación de luces de neón, carteles de mujeres desnudas y sirenas parpadeantes forman ya parte del paisaje.

En Casas de los Pinos, por las tardes, se juega en los bares al matarratas, un juego de cartas. Antes de ponerse en faena, el alcalde, Antonio Ruiz PP , aclara de primeras que "no hay vicios de putas en este pueblo". Pero todos tienen una opinión sobre el tema.

Las chicas no hacen vida en el pueblo. Como mucho aparecen para ir al médico o hacer algunas compras. En el pueblo no se vería bien que uno de ellos fuese del brazo de una chica de burdel. Le criticarían, pero tampoco quiere decir eso que a todos les parezca mal a lo que se dedican. Y a fe que lo intentan. En la comarca se dice que en la azotea hay un helipuerto al que llegan grandes personalidades en busca de juega: Lo que sí se ve en el aparcamiento son coches de gran cilindrada y limusinas.

La colocó hace 10 años el anterior alcalde, José María Madrid, que también aparece hoy por el bar del pueblo. Dice que aquello le costó un disgusto. Le retrataron colocando la placa junto al dueño del garito y el jefe de la patronal de los prostíbulos, José Luis Roberto, un viejo conocido del negocio que también es líder de un partido político de ultraderecha. Salía sonriente este agricultor, que a punto estuvo de hacerse cura. La foto apareció en toda la prensa local con el titular: El primer alcalde de España que apoya los clubes de alterne.

En el pueblo hubo quien le criticó. Precisamente José María, un cordero de Dios, poniendo aquel cartel en un antro de perdición. Nadie salía de su asombro. Él explica ahora, en frío, que fue una encerrona. Le invitaron a comer los del club y, como dice ser "hombre de bien", de los que no les gusta hacer un feo a nadie, allí que se presentó. Sin saber que iba a quedar inmortalizado como el primer edil en apoyar a los nigths clubs.

Le dejó mal sabor de boca aquel traspiés. Pero nunca lo propongo yo". La indiferencia de primeras, esa mueca que pone José María a los que quieren acabar la noche en el club, es su pequeña venganza contra el negocio. Aquí han actuado también Los Chicos o Manolo de Vega. Hay clientes de todo tipo: Se baila cumbia, salsa, merengue. La mayoría de las prostitutas son de Paraguay. Las redes de captación de chicas, antes instaladas en Brasil y Colombia, se han fijado ahora en el país suramericano.

Cerrar Envía la noticia Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas. Cerrar Rectificar la noticia Rellene todos los campos con sus datos. La frase la espeta el dueño de un burdel y la destinataria soy yo misma: Trabajo de puta, pero trabajo a fin de cuentas. Todo el dinero que saques con los clientes es tuyo. El DNI y el cuerpo, claro, que a fin de cuentas es lo que vale. Al salir del lupanar, un cliente que había escuchado la conversación comenta: Casi todas son extranjeras.

Antes de que me ofrecieran este empleo ya había recorrido numerosos burdeles de Alicante y Murcia. Quería descubrir cómo viven las trabajadoras del sexo y todo lo que gira en torno a este mundo, enraizado en la sociedad e increíblemente normalizado. Un buen contacto me había permitido adentrarme en este adictivo universo repleto de placer, extravagancias, drogas y dinero. La primera noche inicio una ruta por varios clubes para charlar con las chicas. En el primer intento, pincho en hueso.

Una morena de mediana estatura, ojos negros y con un vestido muy ceñido abre la puerta de mi coche. Anni abandonó Colombia hace ya ocho años para emprender una nueva vida en España. Mi familia estaba endeudada hasta las cejas cuando decidí venir a prostituirme. Localicé a un hombre español, a través de mi tío, que me arregló los papeles y me pagó el billete de avión. Después de tantos años no sé hacer otra cosa y tampoco quiero aprender.

Rumania vio nacer a Andrea hace 22 años. Trabajaba en una tienda de ropa para ganar euros al mes. Una amiga, que se había marchado dos años antes a España, regresó a Rumanía a visitar a su familia montada en su propio coche, vestida con ropa de marca y con las llaves de su piso en Torrevieja. Como todos los países pobres son corruptos, siempre estamos en crisis. Cuando mi amiga me contó cómo vivía aquí, vi claro mi futuro.

Andrea mantiene a sus padres, a su hermana, a su marido y a sus dos hijas. Esta joven manda cada semana dinero a su familia. Ahora, depende del flujo de trabajo, suelo mandar unos Si no tienes antecedentes penales, no tienes problemas. Es un buen negocio. Si me cuesta 2. Estas chicas, criticadas por muchas mujeres y veneradas en silencio por muchos hombres, llevan un tren de vida alto.

Mientras mi 'empresa' aguante, la guerra sigue. Si en una semana gano 1.

Prostitutas puticlub localizacion prostitutas -

Trabajo de puta, pero trabajo a fin de cuentas. Hace unos años, el que pasaba por la carretera, antes de entrar en el pueblo, echaba un vistazo a los coches aparcados a la puerta de los clubes de alterne. De hecho, mientras conversaba con M. La cosa siempre acaba igual: Lo mismo que hace cualquier persona para evadirse y desconectar de la rutina diaria del trabajo. En Casas de los Pinos, por las tardes, se juega en los bares al matarratas, un juego de cartas. En el pueblo no se vería bien que uno de ellos fuese del brazo de una chica de burdel. En este lugar de Cuenca, la mayoría de las prostitutas vienen de Paraguay, donde hay redes de captación. prostitutas puticlub localizacion prostitutas

0 thoughts on “Prostitutas puticlub localizacion prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *